lunes, 26 de diciembre de 2016

Los derechos de los animales en el NS


Difícilmente el monstruo descrito por sus enemigos
El cartel en la ventana dice “Prohibida la vivisección”. (1933)


El 21 de abril de 1933 después de que asumieran el poder los Nacionalsocialistas, comandados por Adolf Hitler, se promulgo una ley que prohibía la matanza de animales a la manera judía -Kosher (1) -, obligando a que todo animal de sangre caliente le fueran suministrados anestésicos antes de ser muertos en los mataderos.


Los Nacionalsocialistas estaban fuertemente en contra de la crueldad hacia los animales, por lo que el NSDAP de Hitler creo leyes para hacer valer esta posición. En la Alemania Nacionalsocialista hubo un amplio apoyo por el bienestar animal y los Nacionalsocialistas tomaron varias medidas para garantizar la protección de los animales. En 1934, el NSDAP fue anfitrión de una conferencia internacional sobre la protección de los animales en Berlín. Sobre el podio del orador, en una enorme pancarta, se leían las siguientes palabras “Se necesitarán épocas enteras de amor para retribuir a los animales su valor y servicio.”


Otro aspecto determinante del carácter de Hitler con respecto a los animales era la profunda repugnancia que le producía la caza. Diversas medidas contra la caza tuvieron a Hitler por gran impulsor. El jefe de Prensa del Reich, Otto Dietrich, nos dice en la obra: “Yo fui amigo de Hitler” del Sr. Heinrich Hoffmann:


“Durante los últimos años de la guerra, Hitler prohibió, toda clase de artículos en la prensa que hicieran referencia a la caza. Además, hasta los últimos meses de la guerra, Hitler exigió que se mantuviese unas cartillas de racionamiento para perros. Hitler sabía que aquellas personas que poseían animales domésticos no los iban a matar simplemente, porque estaban en guerra. Comprendiendo su situación, quiso evitar que los poseedores de animales domésticos tuviesen que renunciar a una parte de su propio sustento para alimentar a sus animales y para no añadir una penalidad más a la guerra en sí, instituyó las cartillas de racionamiento para perros”.


La mayoría de las leyes vigentes en el mundo se derivan de las leyes presentadas por el gobierno Nacionalsocialista. Hermann Göring, que fue establecido como el primer ministro de Prusia, tenía esto que decir:


“Una prohibición absoluta y permanente sobre la vivisección no sólo es una ley necesaria para proteger a los animales y para mostrar solidaridad con su dolor, sino también una ley en pro de la humanidad misma… Por ello, he anunciado la prohibición inmediata de la vivisección y he hecho de la práctica un delito punible en Prusia. Hasta el momento en que el castigo sea pronunciado, el culpable se alojara en un campo de concentración”.




LA PRESERVACIÓN DE LA NATURALEZA Y LOS ANIMALES:


Los líderes del partido Nacionalsocialista eran patronos de la protección de los animales y por eso adoptaron parámetros estandarizados para garantizar la seguridad de los animales en su régimen. El maltrato de un animal era considerado como un crimen atroz y si alguien era descubierto tratándolos como meros objetos, entonces él/ella era enviado sin rodeos al campo de concentración (2).


Hitler era un gran admirador de los animales y era muy popular por su fascinante relación con Blondi, su pastor alemán. Cuando los Nacionalsocialistas llegaron al poder en 1933, sus preocupaciones no sólo eran con su pueblo, sino también con los animales nativos de Alemania. En 1934, una ley nacional de caza se aprobó para regular la cantidad de animales que podían ser cazados por año, y para establecer apropiadas temporadas de caza. Estas leyes sobre la caza han sido aplicadas en la mayoría de los países occidentales.


Esta ley se conoce como Das Reichsjagdgesetz (Ley de Caza del Reich). El Reichstag también pagó la cuenta para la educación en la conservación de los animales en los niveles primario, secundario y universitario. Además, en 1935 se aprobó otra ley, la Reichsnaturschutzgesetz (Ley de Protección de la Naturaleza del Reich). Esta ley coloco a varias especies nativas en una lista de protección, incluyendo el lobo y el lince. Adiciones fueron agregadas más adelante en cuanto a la forestación y la masacre humana de las peces. Sin esta ley es probable que algunas especies hubieran desaparecido completamente de los bosques de Alemania.


La bondad hacia los animales por parte de los Nacionalsocialistas es indicativo de la verdadera naturaleza de Adolf Hitler y su sistema, y habla de cuán terriblemente se ha distorsionado la historia. Los Nacionalsocialistas eran amables y justos, y se preocupaban por todas las cosas buenas.


A continuación incluyo un extracto de la ley Nacionalsocialista sobre el trato justo de los animales, firmado en ley por Adolf Hitler el 24 de noviembre de 1933.


Reichstierschutzgesetz (Ley de Protección Animal del Reich)


El gobierno ha resuelto en la siguiente ley, que por la presente se hace saber:


Sección I – Crueldad contra los Animales


# 1


(1) Está prohibido atormentar innecesariamente o maltratar a un animal.


(2) Uno tormenta a un animal cuando uno repetidamente o de forma continúa causa dolor o sufrimiento apreciable; el tormento es innecesario ya que no sirve para nada, no tiene propósito ni justificación racional. Uno maltrata a un animal cuando le produce un dolor apreciable, el mal manejo es cuando este corresponde a un estado de la mente insensible.


Sección II – Medidas para la Protección de los Animales


# 2


Está prohibido:

El utilizar a un animal innecesariamente a lo que excede claramente sus poderes o causa que un dolor apreciable, o que como consecuencia de su condición es, obviamente, incapaz para dicha actividad.

El sacrificar a su animal domésticos con el fin de deshacerse de él.

El acortar las orejas o la cola de un perro de más de dos semanas de edad. Esto es posible si se hace con la anestesia.

Las leyes # 1456 y # 360, (13) de la ley del 30 de mayo 1908 se mantienen sin cambios.


Berlín, 24 de noviembre 1933 – Firmado: Adolf Hitler, canciller.



LA VERDAD SALE A LA LUZ
LIBERTAD PARA LOS SERES HUMANOS...


No hay comentarios:

Publicar un comentario