martes, 27 de diciembre de 2016

Entendiendo al NS. El Origen.





El Nacional Socialismo era (es) una “Weltanschauung” o “visión del mundo”, que trató de combinar y preservar la solidaridad racial – étnico – cultural – espiritual y lingüística entre el pueblo alemán como una nación unificada, la “Volk”, que está íntimamente ligada a su propia tierra. Por lo tanto “Nacional”. Pero “Socialista”, como veremos, no debe nunca confundirse con la doctrina marxista, sino más bien, se refirió a la verdadera, el antiguo y original socialismo alemán.

Por otra parte, el Nacional Socialismo era cristiano en naturaleza y esencia, basada en los principios del Cristianismo Positivo con un enfoque en la familia y sobre la moral de la comunidad, los valores, la ética y las normas, no solo filosóficamente, sino a través de un verdadero amor fraternal demostrado en acción y hechos, y tampoco en el espíritu del “igualitarismo” liberal y el “internacionalismo” o universalismo comunista.

Se trataba de recrear una Alemania para los alemanes, que pusiera las necesidades de los alemanes por encima de todo, con los alemanes en control, y con todos comprometidos con esto, para sus propios intereses, y su beneficio colectivo.

Por lo tanto, las palabras del himno alemán “Deutschland Ueber Alles“, nunca se trataron acerca de un “expansionismo” hacia territorio extranjero, o una política exterior agresiva, y mucho menos de algún deseo de “dominar el mundo”, sino de la devoción patriótica a su tierra y su pueblo “Das Volk“, con el deseo, de ser posible, de re-unificar a las tribus alemanas en un nuevo imperio alemán. Pero NO, sin embargo, al alto precio de la guerra que Hitler conocía demasiado bien.

El Nacional Socialismo fue una revolución que se manifestó a raíz de la Primera Guerra Mundial y en respuesta a los dictados opresivos del Tratado de Versalles, que habían sido impuestos por las fuerzas aliados, resultando en la pérdida de territorio y población, y no mucho tiempo después, en una afluencia de refugiados alemanes oprimidos y aterrorizados de los antiguos territorios alemanes.

También fue una respuesta a la posterior llegada de la República de Weimar de inspiración democrática-liberal-marxista-socialista, y todos los males políticos, económicos, sociales y culturales que acontecieron a Alemania a partir de entonces. La interferencia internacional también llevó a profundas divisiones políticas internas, el caos social y el desorden, la decadencia cultural, el empobrecimiento de las masas en beneficio de la minoría, así como, un estado general de impotencia en el país, en términos de ser capaz de influir en el cambio y la estabilidad.


Pero también a un estado de impotencia a nivel internacional, con la pérdida de la soberanía y la total incapacidad de hacer valer y proteger su soberanía en un entorno europeo hostil. El anti-germanismo global que había comenzado en el siglo 19 y que fue exacerbado por la propaganda de guerra aun abunda en el mundo.

Esta revolución comenzó como un partido político, un verdadero movimiento de base, inicialmente con un muy pequeño número de miembros de 7 hombres, pero creció rápidamente con el paso de 13 años en un ambiente muy hostil, lleno de violencia política, la influencia de los intereses extranjeros, y dominado por bolcheviques, amenazando con convertir a Alemania en un estado de estilo soviético.

El caos interno y las luchas de clases dejaron al pueblo alemán en una situación desesperada, situación que sólo beneficiaba a los intereses internacionales, que sacaban provecho de su miseria e impotencia, al eliminar la competencia, y además, dejando a Alemania lista para la conquista bolchevique.


El alemán promedio, sin embargo, en su mayor parte, estaba muy consciente de la realidad del genocidio que tuvo lugar en la Unión Soviética, y el estado policial tiránico resultante, y no querían que lo mismo pasara en Alemania. Los sindicatos y otras organizaciones llevaban mucho tiempo instituidas y estaban bajo la influencia y el control de los bolcheviques, y NO al servicio de los intereses de los trabajadores o de la nación en su conjunto.
Tras más de una década de lucha política con un crecimiento sostenido y un aumento en su popularidad, combinado con la desconfianza y el descontento con las alternativas, las cuales no habían logrado cambiar nada, el Nacional Socialismo fue finalmente electo a partir de 1933 a 1945, como un sistema nacional soberano en el contexto de un nuevo (Tercer) Imperio Alemán.

Después de las elecciones nacionales democráticas en noviembre de 1932, el NSDAP finalmente alcanzó una mayoría, y por lo tanto, en 1933, el líder del Partido (El Führer) Adolf Hitler fue legal y debidamente nombrado Canciller con un mandato del pueblo, en base a un plan integral bien publicitado para rectificar los problemas políticos, económicos y sociales, con la promesa de “Pan y Trabajo“, en busca de una solución y revisión justa del Tratado de Versalles, mantenimiento unas relaciones pacíficas con los vecinos de la Alemania.

Adolf Hitler instituyó el Nacional Socialismo como la doctrina política de la comunidad nacional, que es el “Volksgemeinschaft”, y NO por el bien de poder, metas o ambiciones personales, sino para representar y hacer la voluntad del pueblo alemán. Esto significaba una verdadera democracia (Nada que ver con las “democracias liberales” de hoy) y, esencialmente, se puede entender como “El gobierno del pueblo, por el pueblo y para el pueblo” en el vernáculo americano. 


Las necesidades del alemán promedio fueron puestas primero, asegurando su supervivencia como nación: Un pueblo único y soberano con derecho a la libre determinación, capaz de sostener y preservarse a sí mismo y prosperar, libre de la dominación extranjera, injustos dictados internacionales, y amenazas a su existencia, tanto del extranjero como domésticamente. Hitler era el líder del Partido y el Líder Nacional, por lo tanto: Der Führer. Pero él no se puso a sí mismo por encima del pueblo, como un dictador, como los historiadores oficiales y aquellos que tienen agendas ocultas afirman. Él realmente representaba al pueblo y sus intereses, y lo más importante, Hitler no hizo promesas que no podía cumplir, y no era un “político” hipócrita.


Adolf Hitler tenía un plan concreto de acción que fue bien publicitado y llevado a cabo. Él fue efectivo, y los frutos de su trabajo, y los del NSDAP en la organización de las masas para ayudarse a sí mismos se vieron prontamente, lo que resulto en una popularidad cada vez mayor, en proporción a la mayor prosperidad y calidad de vida de los alemanes.

Por lo tanto, era amado por las masas, como se evidencia en las imágenes de vídeo de tantas de sus reuniones públicas, pero por supuesto, NO era amado por aquellos con otras agendas e intereses egoístas. No había ninguna necesidad de otros partidos con puntos de vista alternativos, doctrinas, filosofías, principios, etcétera. Los alemanes estaban felices y bien servidos. El pueblo alemán estaba una vez más en control de su propio destino, tanto a nivel individual y como nación. ¿Qué podría ser más democrático que eso? ¿Y por qué los que se llamas a sí mismos “demócratas” tienen alguna objeción?

La mayoría de los pequeños grupos nacionalistas acordaron fusionarse con el NSDAP después de la victoria del NSDAP en 1933. La expresión visible de absorción de los diferentes grupos en el gran movimiento popular fue la presentación de las banderas de las diferentes asociaciones nacionales y cuerpos de voluntarios en noviembre de 1933.

(Nota: La palabra alemana para el Nacional Socialismo es “Nationalsozialismus” y fue abrevia como NSDAP y no “nazi”. Este término y el movimiento actual subsecuente conocido como “neo-nazismo” es una versión corrompida y deformada del Nacional Socialismo, inventada y promovida por el judaísmo internacional para demonizar a Hitler y su gobierno. En otra entrada hablare más sobre esto.)

PRINCIPIOS BASICOS:

Las ideas básicas del Nacional Socialismo eran el orgullo a la historia, la cultura, la herencia y el patrimonio común, una formación sana de las personalidades individuales, mientras se alimentaba un espíritu de altruismo nacional, en lugar de las atomizadas ideas liberales y libertarios del “individualismo” (que tienen su origen en la masonería, sociedad a la cual el gobierno Nacional Socialista siempre se opuso, y más tarde prohibió).

COMPARACIÓN Y CONTRASTE:

El Nacional Socialismo estaba marcado por un contraste con el socialismo marxista (o bolchevismo) que se basa en la lucha de clases y la destrucción del individualismo y clases sociales, haciendo a todos igualmente pobres, y sujeto a una autoridad estatal suprema, lo que resulta en el mínimo común denominador, sin derechos naturales inherentes, y sólo privilegios en el mejor de los casos, con la promesa de beneficios que generalmente no son eventuales, o que son insostenibles, y no es propicio para la creación de incentivos.


En lugar de ello, el factor de motivación es el miedo del poder del Estado y la autoridad del partido y su liderazgo, combinado con duros castigos para aquellos que no “vivan y dejen vivir”, a menudo arbitraria, con poca o ninguna protección de los caprichos y los mecanismos del estado policial totalitario. El producto final es aquiescencia y no el entusiasmo. El socialismo-marxista tampoco proporciona ningún incentivo natural para la protección de los recursos y el medio ambiente, prestándose al expansionismo, y en esto, no hace distinción de los estados vecinos, ni de otras culturas. Además, es ateo, sin respeto por el Creador, el individuo, ni las creencias y los valores de una comunidad religiosa.

El Nacional Socialismo era sobre el trabajo y la iniciativa personal, y asumir la responsabilidad, no sólo para uno mismo, simplemente para beneficio propio, sino también para la comunidad nacional, así como el medio ambiente (es decir, el hábitat natural y la sociedad), y por lo tanto, garantizar la supervivencia, es decir, la salud y la prosperidad de la nación y la sociedad como un todo, y no solamente la “supervivencia del más apto” y la prosperidad continua del ya próspero, exclusivamente para su propio beneficio.

Requería que todas las personas, de todas las clases trabajaran juntas para su beneficio y el interés común y mutuo. El papel del gobierno era solo el de facilitar este entorno auto-suficiente para todos los miembros de la nación en la que todos pudieran vivir bien y prosperar, con la demanda y la oferta dirigida principalmente al mercado nacional, en las necesidades nacionales, regionales y locales, mientras se producía y consumía lo necesario en casa.
Esto significaba que la nación tuvo menor dependencia del mundo exterior para la industria y el comercio, ahora era más independiente en el mundo, menos sujeta a los mercados globales, los intereses corporativos internacionales y sin necesidad o incentivo para expandirse, ni para coaccionar y amenazar a otras naciones.
“Nunca fuimos de derechas o de izquierdas. Para nosotros, un país no es el 50 por ciento de sus habitantes luchando rabiosamente contra el otro 50 por ciento, localmente estimulados por los partidos rivales.

Un país es un pueblo y no dos mitades de un cuerpo electoral, dormidas durante cuatro años, despiertas durante tres semanas de campañas furibundas…”
— Leon Degrelle, General de las Waffen SS y héroe de guerra del Ejército Alemán, El Odio Político


Por el contrario, los ideales liberales masónicos, generan una “nación de individuos” con cada uno por su lado, con poca o ninguna preocupación por las necesidades de la comunidad nacional en su conjunto; La unidad orgánica de la cual el individuo se derivó primero y fue nutrido, con sólo una noción teórica de un efecto de goteo, o un efecto mariposa hacia los demás. Y subyacente a esto, la suposición de que aquellos que hacen bien, lo hacen legítimamente, y ocasionalmente darán algo de vuelta, por lo tanto, legitimando la estructura de poder de los plutócratas o oligarcas, y el grado de poder e influencia que ellos, los pocos, mantienen sobre los muchos.

Esto es generalmente considerado como la “libre empresa” (o el Libre Mercado), pero es realmente un desenfrenado mercado Judeo-Capitalista, y prospera en un sistema de especulación bursátil, en manipulación y tratos hechos a puerta cerrada, y en especial donde el sistema monetario (creación y el control de la moneda) está en manos privadas, combinado con la deuda y los intereses o “usura”, creando un monopolio, tal como ocurre con la Reserva Federal de los EE.UU. que está en manos del judaísmo internacional.




Los Nacional Socialistas en Alemania se opusieron a esto poniendo un estricto control sobre el banco central y los mercados de valores, mediante la creación y el control de su propia moneda libre de deuda e intereses, con base en el trabajo, el valor de la mano de obra, y la consiguiente producción del pueblo, no en oro, plata u otras materias primas, cuyo valor está sujeto a la especulación. También pusieron límites a los salarios y los precios, así como, reducción de las importaciones y exportaciones, y se evito los puntos de venta “caja grande” a gran escala que podría inundar el mercado con productos baratos importados.

“Hitler ponía en práctica el patrón Trabajo, opuesto al patrón Oro. En sus relaciones comerciales internacionales preconizaba el “barter” (trueque) y estaba dispuesto a no aceptar los préstamos bancarios extranjeros (la Banca alemana había sido embridada y puesta al servicio del Reich).

Esto era fatal para la Alta Finanza Internacional, no ya por el hecho de haber perdido al importante mercado alemán, sino por el peligro que representaba el Reich, en su doble vertiente de su expansión económica y de ejemplo para otros países que desearan romper las cadenas de la Kapinter…


En plena guerra, en Alemania, no se habla de la necesidad de aumentar los impuestos, ni de estimular el ahorro ni de lanzar enormes empréstitos de guerra. Muy al contrario. Recientemente acaba de abolirse un importante impuesto. El dinero es tan abundante que, desde nuestro punto de vista, no tiene explicación. Hitler parece haber descubierto el secreto de trabajar sin un sistema financiero clásico y haber puesto en marcha un sistema basado en el movimiento perpetuo.”
–The Times, Londres, 11 y 13 X 1940 y 15 X 1940.


“Cada vez que hacemos algo, me dices que los americanos harán esto y lo otro. Te quiero decir algo muy claramente: no te preocupes de la presión americana hacia Israel, nosotros, los judíos, controlamos América, y los americanos lo saben”
— Ex Primer Ministro israelí Ariel Sharon a Shimon Peres. IAP News 3-10- 2001 Citando a la emisora de radio Israelí Kol Yisrael

Por lo tanto, el Nacional Socialismo puso un enfoque significativo en la llamada “cuestión judía” en relación a la vida en Alemania especialmente. Eso no era en absoluto un problema netamente alemán. Este tema era hablado en muchos países, incluyendo Inglaterra y Estados Unidos, y otros países europeos en busca de soluciones. Al final todos los lideres, con excepción de Hitler se rindieron ante el poder financiero de la banca internacional judía, empujando al mundo a la guerra mas desastrosa en la historia la humanidad, porque Hitler cometió el pecado de liberar a su pueblo, que en efecto vivieron libres durante los primeros 6 años de gobierno NS, y así como también lucharon y murieron libres durante los 6 años de la guerra.

“El crimen imperdonable de Alemania antes de la II Guerra Mundial fue su intento de extricar su poder económico del sistema de comercio mundial y crear su propio mecanismo de cambio, que le negaría beneficios a la finanza mundial.”
–Winston Churchill, Memorias.
"La historia será amable conmigo porque tengo la intención de escribirla..."


“No vamos a permitir que ese fulano, Hitler, se salga con la suya. Su política monetaria es un peligro para todos.”
–Bernard M. Baruch, durante un homenaje a George C. Marshall en 1938, citado por Francis Neilson, The Tragedy of Europe.

De hecho, los judíos sionistas también reconocieron el problema e incluso buscaron la cooperación con Alemania, en beneficio mutuo de largo plazo a ambos pueblos.

Debe tenerse en cuenta que el judaísmo y la masonería están íntimamente ligados, y que la Revolución bolchevique-comunista fue financiada por los banqueros judíos internacionales de Wall Street, y fue fomentada por sus secuaces.
Por lo tanto deberíamos llamarlos por sus nombres; Judeo-bolchevismo-comunista, y el otro Judeo-capitalismo-masónico. Son las dos caras de la misma moneda y ambos tienen mismo efecto neto de destrucción de las naciones soberanas, ambos engendran expansionismo y globalismo, y ambos conducen a la explotación y la esclavitud.

Mientras que, el Nacional Socialismo era un sistema real, auto-financiado, un movimiento iniciado desde cero, que se opuso a lo mencionado anteriormente y, por tanto, este clique internacional no habría tenido ningún interés en la financiación de un partido que promovió (y creo) un sistema de gobernanza que podría poner fin a su monopolio y su agenda global.





De hecho, ellos harían todo lo posible para tratar de detenerlo, incluida la difamación, la guerra económica y la guerra militar pura y simple…. y lo hicieron.


“Marriner Eccles, del Federal Reserve Board, y Montague Norman, presidente del Banco de Inglaterra, llegaron a un acuerdo, en 1935, sobre la política a emplear para aplastar, por todos los medios, incluyendo la guerra, si fuese necesario, los experimentos financieros de Hitler.”
–The Word de Glasgow, 3-8-1949.

En el Nacional Socialismo, la idea básica de que el pueblo es la nación, y la nación es el pueblo, y que su líder Nacional Socialista y el partido (su gobierno) eran una manifestación y reflejo de sí mismos, lo que expresa y realiza su voluntad, y NO la de cualquier clase particular de personas, ni ningún grupo de interés especial, como es el caso de las “democracias” actuales.

¡No se pretendía para la exportación! El Nacional Socialismo fue diseñado para los alemanes de ese período de tiempo, en las condiciones que estaban viviendo y las amenazas que enfrentan. Han habido, los movimientos nacionalistas revolucionarios que están en consonancia con el propósito general y las filosofías del NSDAP, pero el Nacional Socialismo de Hitler no era compatible con ninguna otra nación más que la Alemania, por la sencilla razón de que cada pueblo y raza tiene sus propias costumbres, tradiciones e idiosincrasias, y por tanto, deben desarrollar su propio nacionalismo a su imagen y semejanza, y como ya mencione a lo sumo podrían adaptarlo con el propósito general y las filosofías del NSDAP.


Al menos en un discurso, Hitler también dijo que era no era factible ni deseable tratar de hacer alemanes de polacos o los franceses. Cuando se le declaró la guerra contra Alemania, dijo en varias ocasiones que nunca fue su intención de hacer la guerra, y se lamentó de que la guerra lo mantenía lejos de su trabajo para el pueblo alemán (parafraseando).

“Nunca fue mi intención el hacer la guerra, sino el construir un nuevo estado social de la más alta cultura, y cada día de esta guerra me roba ese trabajo” –Adolf Hitler


En términos económicos, el programa de los Nacional Socialistas fue presentada en un folleto por Gottfried Feder, cuyo título se podría traducir como “Manifiesto para el quebrantamiento de la servidumbre del interés del dinero“, en la que él promovió, entre otras cosas, participación de las ganancias de los trabajadores en las grandes empresas, la ampliación de la legislación de bienestar social, acabar con la especulación del sector inmobiliario, y el poner a los grandes almacenes bajo el control de los gobiernos locales, para servir mejor a las necesidades del pueblo.

A diferencia del bolchevismo, el Nacional Socialismo no propuso eliminar la empresa privada y la propiedad privada. Sino más bien, su objetivo era proteger a la población contra los excesos de los plutócratas, sin restricciones por cualquier sentido de solidaridad de grupo patriótico.

Los Nacional Socialistas NO eran unos ciegos arrogantes o engreídos chauvinistas, ni tenían un concepto de “superioridad” natural o inherente sobre los demás grupos étnicos de este mundo, y no intentaron destruir o explotar a los demás.

Era sobre el pueblo alemán, que fuesen amos en su propia casa, con: el derecho a la libre determinación; los medios y la capacidad para controlar efectivamente su destino sin interferencias, mientras levantaban un nuevo estado social de la más alta cultura, ¡con integridad! El Nacional Socialismo, por lo tanto, luchó contra el “internacionalismo” que destruye naciones a través del cosmopolitismo desarraigado y siempre cambiante. El internacionalismo fue encarnado por el liberalismo, la plutocracia, el bolchevismo y el judaísmo internacional.




Walter Gross, a la época diputado del Reichstag, miembro de la División de Política Racial creada por Hess y experto en pureza racial, dijo estas esclarecedoras palabras:


“Nosotros apreciamos el hecho de que aquellos de otra raza sean diferentes de nosotros… Si esa otra raza es ‘mejor’ o ‘peor’, no es posible para nosotros el juzgarlo. Esto exigiría que nosotros transcendamos nuestras propias limitaciones raciales durante el veredicto y que asumamos una actitud sobrehumana, incluso divina, sola actitud a partir de la cual un veredicto ‘impersonal’ podría formarse sobre el valor o falta de él, de las muchas formas vivientes de la inagotable Naturaleza”
Esto fue escrito en 1939 y Gross fue nombrado jefe de la “Oficina de Política Racial del NSDAP” (“Rassenpolitisches Amt der NSDAP”) en 1942, lo que indica que sus tesis gozaban de la completa aprobación oficial.




RESUMEN:

El propio Adolf Hitler describió el Nacional Socialismo como “la doctrina política de la comunidad nacional“. El nacionalismo, como él lo entendía, era la devoción del individuo con su comunidad étnica “Das Volk”, y el socialismo era una responsabilidad del individuo a la comunidad nacional.
El nacionalismo y el socialismo, por ende, en el fondo, eran sinónimos y son interdependientes: El auto-sacrificio para tu comunidad étnica en conjunto. Lo que también era, y es, sinónimo del ideal cristiano de amar al prójimo como a ti mismo, y estaba firmemente arraigado en el suelo, unidos en esta labor, a través de la sangre, sudor y el trabajo, para uno mismo y los demás, la creación de la autosuficiencia y la garantía de la soberanía de la nación, incluyendo a las generaciones futuras, a través de la conservación y protección del hábitat natural.

CITAS:

“Yo entiendo por socialismo: El más grande servicio a mi pueblo, renunciando a mis metas personales por el bien del todo. El bienestar del todo es esencial. El concepto del nacionalismo es al final, nada más que amor y devoción por mi pueblo.” – Adolf Hitler

“El concepto marxista manipulado por el judío de la lucha de clases se interpone en el camino de la unidad nacional” — Adolf Hitler.



“Las frases, nacionalismo y socialismo identifican las corrientes políticas contemporáneas de antaño y no requieren que se creen nuevos valores. La falta de sentido de la comunidad dio lugar a un odio ardiente mutuo. Hoy en día el contraste entre la burguesía y el proletariado necesita ser superado, porque la ascencion de cualquier nación sólo puede tener lugar bajo ideas comunes. Tenemos que cerrar la brecha y reunir las fuerzas de nuevo en una nueva plataforma ” –Adolf Hitler.
Dr. Joseph Goebbels sobre el Socialismo


“¡Sí, nos llamamos el Partido de los Trabajadores!… Porque queremos hacer el trabajo libre, ya que para nosotros, el trabajo productivo es el motor de la historia, porque el trabajo es más importante para nosotros que las posesiones, la educación… El marxismo, con sus teorías destructivas de los pueblos y razas, es exactamente lo contrario del socialismo. El marxismo es el cementerio, no sólo para los pueblos nacionales, sino también sobre todo para la clase que lucha con todo su corazón para su realización: La clase obrera”
— Dr. Joseph Goebbels, 1930.

LIBERTAD PARA LOS SERES HUMANOS...



Fuente: Qué nos ocultan

lunes, 26 de diciembre de 2016

Los derechos de los animales en el NS


Difícilmente el monstruo descrito por sus enemigos
El cartel en la ventana dice “Prohibida la vivisección”. (1933)


El 21 de abril de 1933 después de que asumieran el poder los Nacionalsocialistas, comandados por Adolf Hitler, se promulgo una ley que prohibía la matanza de animales a la manera judía -Kosher (1) -, obligando a que todo animal de sangre caliente le fueran suministrados anestésicos antes de ser muertos en los mataderos.


Los Nacionalsocialistas estaban fuertemente en contra de la crueldad hacia los animales, por lo que el NSDAP de Hitler creo leyes para hacer valer esta posición. En la Alemania Nacionalsocialista hubo un amplio apoyo por el bienestar animal y los Nacionalsocialistas tomaron varias medidas para garantizar la protección de los animales. En 1934, el NSDAP fue anfitrión de una conferencia internacional sobre la protección de los animales en Berlín. Sobre el podio del orador, en una enorme pancarta, se leían las siguientes palabras “Se necesitarán épocas enteras de amor para retribuir a los animales su valor y servicio.”


Otro aspecto determinante del carácter de Hitler con respecto a los animales era la profunda repugnancia que le producía la caza. Diversas medidas contra la caza tuvieron a Hitler por gran impulsor. El jefe de Prensa del Reich, Otto Dietrich, nos dice en la obra: “Yo fui amigo de Hitler” del Sr. Heinrich Hoffmann:


“Durante los últimos años de la guerra, Hitler prohibió, toda clase de artículos en la prensa que hicieran referencia a la caza. Además, hasta los últimos meses de la guerra, Hitler exigió que se mantuviese unas cartillas de racionamiento para perros. Hitler sabía que aquellas personas que poseían animales domésticos no los iban a matar simplemente, porque estaban en guerra. Comprendiendo su situación, quiso evitar que los poseedores de animales domésticos tuviesen que renunciar a una parte de su propio sustento para alimentar a sus animales y para no añadir una penalidad más a la guerra en sí, instituyó las cartillas de racionamiento para perros”.


La mayoría de las leyes vigentes en el mundo se derivan de las leyes presentadas por el gobierno Nacionalsocialista. Hermann Göring, que fue establecido como el primer ministro de Prusia, tenía esto que decir:


“Una prohibición absoluta y permanente sobre la vivisección no sólo es una ley necesaria para proteger a los animales y para mostrar solidaridad con su dolor, sino también una ley en pro de la humanidad misma… Por ello, he anunciado la prohibición inmediata de la vivisección y he hecho de la práctica un delito punible en Prusia. Hasta el momento en que el castigo sea pronunciado, el culpable se alojara en un campo de concentración”.




LA PRESERVACIÓN DE LA NATURALEZA Y LOS ANIMALES:


Los líderes del partido Nacionalsocialista eran patronos de la protección de los animales y por eso adoptaron parámetros estandarizados para garantizar la seguridad de los animales en su régimen. El maltrato de un animal era considerado como un crimen atroz y si alguien era descubierto tratándolos como meros objetos, entonces él/ella era enviado sin rodeos al campo de concentración (2).


Hitler era un gran admirador de los animales y era muy popular por su fascinante relación con Blondi, su pastor alemán. Cuando los Nacionalsocialistas llegaron al poder en 1933, sus preocupaciones no sólo eran con su pueblo, sino también con los animales nativos de Alemania. En 1934, una ley nacional de caza se aprobó para regular la cantidad de animales que podían ser cazados por año, y para establecer apropiadas temporadas de caza. Estas leyes sobre la caza han sido aplicadas en la mayoría de los países occidentales.


Esta ley se conoce como Das Reichsjagdgesetz (Ley de Caza del Reich). El Reichstag también pagó la cuenta para la educación en la conservación de los animales en los niveles primario, secundario y universitario. Además, en 1935 se aprobó otra ley, la Reichsnaturschutzgesetz (Ley de Protección de la Naturaleza del Reich). Esta ley coloco a varias especies nativas en una lista de protección, incluyendo el lobo y el lince. Adiciones fueron agregadas más adelante en cuanto a la forestación y la masacre humana de las peces. Sin esta ley es probable que algunas especies hubieran desaparecido completamente de los bosques de Alemania.


La bondad hacia los animales por parte de los Nacionalsocialistas es indicativo de la verdadera naturaleza de Adolf Hitler y su sistema, y habla de cuán terriblemente se ha distorsionado la historia. Los Nacionalsocialistas eran amables y justos, y se preocupaban por todas las cosas buenas.


A continuación incluyo un extracto de la ley Nacionalsocialista sobre el trato justo de los animales, firmado en ley por Adolf Hitler el 24 de noviembre de 1933.


Reichstierschutzgesetz (Ley de Protección Animal del Reich)


El gobierno ha resuelto en la siguiente ley, que por la presente se hace saber:


Sección I – Crueldad contra los Animales


# 1


(1) Está prohibido atormentar innecesariamente o maltratar a un animal.


(2) Uno tormenta a un animal cuando uno repetidamente o de forma continúa causa dolor o sufrimiento apreciable; el tormento es innecesario ya que no sirve para nada, no tiene propósito ni justificación racional. Uno maltrata a un animal cuando le produce un dolor apreciable, el mal manejo es cuando este corresponde a un estado de la mente insensible.


Sección II – Medidas para la Protección de los Animales


# 2


Está prohibido:

El utilizar a un animal innecesariamente a lo que excede claramente sus poderes o causa que un dolor apreciable, o que como consecuencia de su condición es, obviamente, incapaz para dicha actividad.

El sacrificar a su animal domésticos con el fin de deshacerse de él.

El acortar las orejas o la cola de un perro de más de dos semanas de edad. Esto es posible si se hace con la anestesia.

Las leyes # 1456 y # 360, (13) de la ley del 30 de mayo 1908 se mantienen sin cambios.


Berlín, 24 de noviembre 1933 – Firmado: Adolf Hitler, canciller.



LA VERDAD SALE A LA LUZ
LIBERTAD PARA LOS SERES HUMANOS...


viernes, 23 de diciembre de 2016

No Hemos Venido a Negociar





La UNIÓN del Humano en contra del Sistema ha Comenzado y NO PODRÁN detenerla. 


Porque lo bueno y lo verdadero siempre triunfan.


Por los Seres que sacrificaron sus existencias en aras de una Humanidad libre, justa y verdadera.


Por ellos... hasta la Victoria Final.

Bestia de Metal





Si usted quiere realmente honrar a aquellos que se sacrificaron en la guerra, hónrelos hablando con la verdad… no con su silencio. Si usted realmente quiere la paz, entonces deje de repetir los mismos errores causados por las mismas viejas mentiras, y dejen de perpetuar sus mentiras.




No hace ningún bien el perpetuar las mentiras para justificar la muerte de nuestros hermanos caídos, padres, tíos y abuelos… Solo sirve para poner a la generación actual y las futuras en riesgo de morir en guerras innecesarias e injustificadas, en pro de los beneficios y las agendas secretas de las elites globales.


Basta de alimentar a la Bestia.

Libertad para los Seres Humanos!!!!!


Bestia de Metal

Sista Sabrina Vargas

LJ&BS

Villa Mercedes 2016

jueves, 22 de diciembre de 2016

La Economía del Pueblo



Espero que este artículo le dé una mejor perspectiva desde el punto de vista alemán, sin la propaganda habitual que usted siempre puede esperar de las fuentes convencionales. Lo que el Sr. Kurreck compartió desde una perspectiva histórica esta apoyado por muchas citas históricas auténticas.

LA VIDA EN EL TERCER REICH – POR FRIEDRICH KURRECK.

Friedrich Kurreck declaró:

Me complace informarles acerca de nuestra vida en la época de Hitler, ya que los políticos de hoy en día y los medios de comunicación son deliberadamente mentirosos sobre ese tiempo. Soy un Thüringer que creció en una familia de agricultores con siete hijos, y yo he experimentado vívidamente los tiempos de Hitler.

Mi profesión es la de ingeniero certificado, cuyos estudios empecé en Thüringen. Yo tenía una beca, mi madre no podía costear la matrícula, debido a que mi padre murió a causa por un rayo. Bajo el NacionalSocialismo, no era un problema para un miembro de una familia numerosa el obtener una beca, más los gastos de subsistencia. Uno tenía simplemente que llenar una solicitud.

A medida que los ingleses, con la intención de genocidio, comenzaron a bombardear poblaciones civiles de hombres, mujeres, niños y ancianos en las ciudades alemanas, me ofrecí como voluntario para la Fuerza Aérea para convertirme en un piloto con el fin de derribar los bombarderos terroristas ingleses.

En el curso de la guerra, me desempeñé como piloto en un escuadrón de combate. Después de mi encarcelamiento, volví a mi casa en Thüringen, pero tuvo que huir a Alemania Occidental, porque mis amigos y otras personas estaban siendo perseguidos por los criminales comunistas, me fui para no volver jamás.

Terminé mis estudios en Alemania Occidental, al mismo tiempo que me ganaba mis propios gastos. Después de seis años de actividad profesional, conseguí un buen trabajo como ingeniero jefe en una gran empresa industrial alemana. Más tarde fundé mi propia empresa de desarrollo cuyos numerosos inventos y desarrollos me permitieron crear muchos puestos de trabajo para los alemanes.

El declive actual en casi todas las áreas de la sociedad alemana se deriva de los continuos fracasos del sistema político de la posguerra y sus políticos. La Alemania de posguerra West fue reconstruida por nosotros, los jóvenes, los ex soldados que regresaron de prisión, junto con los hombres y mujeres de nuestra patria. También había muchos gerentes de negocios de edad y en forma, que había, durante la guerra, logrado aumentar la producción de la guerra bajo los gritos de las bombas inglesas y americanas. Todos queríamos reconstruir nuestra Alemania en el espíritu de la unidad alemana. La RFA (República Federal de Alemania) se nos presenta como provisional, hasta el restablecimiento de Alemania. Hoy en día, los políticos de todas las tendencias establecidas tácitamente toman este provisional FRA inconstitucional como permanente.

Ningún político establecido de hoy ha reconocido jamás esta situación inaceptable para el futuro. El Reich alemán todavía tiene su legítima existencia. Es sólo que no está funcionando. El destino de nuestros políticos que hemos elegido en 1933 es de conocimiento general, Las sentencias de Nuremberg fueron una flagrante injusticia. 

EL ESPÍRITU DE UNIDAD NACIONAL ALEMANA SOBREVIVIÓ A LA GUERRA

He aquí un ejemplo: El distrito Ruhr –posguerra- fue un enorme montón de escombros, los ingleses se llevaron la maquinaria intacta restante a Inglaterra como reparaciones. Como ustedes saben, los soviéticos hicieron lo mismo.
Una huelga general fue convocada por el recién creado sindicato para evitar la eliminación de unas 10.000 toneladas de prensas de forja. Esta era la mayor prensa en el mundo y podría habernos traído ventajas económicas. También me gustaría añadir que el dirigente sindical seguía pensando como un alemán.

Este asunto tenía como interés la conservación de los puestos de trabajo y la preservación de nuestro pueblo. Esta manifestación también encontró representantes de las empresas del Ruhr en la asistencia.
Después de los muchos discursos de combate hechos por la parte sindical, un hombre de negocios pidió la palabra. Este declaró:

“Dejen que se queden con esa máquina vieja. Nosotros la usamos para hacer nuestra producción de guerra entera. Nosotros construiremos unas nuevas que serán más grandes y mejores. ”

De un solo golpe vino la decisión determinada: “Sí, sí, sí”, fue la respuesta. Él había dicho las palabras mágicas. El viejo espíritu de la comunidad del pueblo estaba todavía vivo y visible.


EN NACIONAL SOCIALISMO, LOS TRABAJADORES Y EMPLEADORES FORMARON UN FRENTE UNIDO EN CONTRA DE LOS ENEMIGOS COMBINADOS DEL CAPITALISMO Y EL COMUNISMO.

El inglés se llevó la vieja prensa a Inglaterra, donde sin duda se encuentra en la actualidad. Nosotros, los jóvenes ingenieros de la época tomamos estas palabras en serio y, posteriormente, construimos las más modernas prensas que nos dio muchas ventajas de producción sobre Inglaterra y los otros estados vencedores, y trajo un gran aumento de prosperidad en la Alemania Occidental.

Inglaterra todavía tenía instalaciones de producción que tenían décadas siendo obsoletas, como la norma para sus industrias. Allí, las fábricas todavía tenían largos ejes de transmisión de correas que conducían las máquinas individuales. En Alemania, ya habíamos estado utilizando máquinas de propulsión eléctrica moderna, que ha demostrado ser una gran ventaja técnica; Las empresas de automóviles inglesas superadas por los alemanes, también son testigos hoy de la ineficiencia de las empresas inglesas, que es también una fuente del odio del Inglés capitalista hacia los alemanes eficientes.

Con Hitler, el NacionalSocialismo enfatizó el principio, como se ha dicho ya, que los trabajadores y los empleadores van de la mano como una entidad unida y no se permitiría que fuesen agitados ni puestos unos contra otros, contrario al sistema capitalista de hoy. Durante el transcurso de mi carrera, he tenido que considerar siempre este concepto decididamente correcto e importante.

¿Qué puede hacer un empleador que tiene siempre tan buenos inventos y desarrollos, si no tiene trabajadores en su tienda para producirlos? ¡NADA!

Y a la inversa:

¿Qué puede hacer un muy buen trabajador, si no tiene ningún empleador cuyas decisiones de negocio le puedan proporcionar la tecnología moderna? ¡NADA!

El principio es que aquellos que trabajan con la cabeza y las manos, unidos a los empleadores con conciencia nacional, van juntos como un equipo. Este principio político, combinado con nuestra retirada del estándar del oro capitalista, nos liberó  de la desesperanza y el daño producido por el Dictado de Versalles. La Alemania con Hitler ya no era el objeto de saqueo de los vencedores de la 1º guerra mundial.
Este era el concepto de Hitler de la comunidad del pueblo que es vilipendiada y maldecida hoy. No existe una conciencia nacional en la actualidad en los políticos de hoy en día, o mejor dicho, los vasallos capitalistas de hoy. “El desarrollo económico a través de más fusiones” son palabras mágicas de hoy.
Los capitalistas extranjeros son ahora los que deciden sobre la eliminación de puestos de trabajo alemanes. El juego de los trabajadores contra los empleadores y viceversa dentro de la comunidad popular es el principio más importante del sistema capitalista pseudo-democrático de hoy. Hoy en día vemos muchos ejemplos negativos en la economía donde se ha producido esto. El trabajador alemán se ha convertido finalmente en el juguete de los intereses económicos extranjeros.

Me gustaría añadir, que con Hitler, los 6 a 7 millones de desempleados bajo la “República de Weimar”, fueron, en su mayor parte, empleados nuevamente dentro de dos años y medio. En cinco años, se alcanzó el pleno empleo.

Los enemigos de Hitler afirman hoy que el pleno empleo se logró sólo mediante el rearme. ¡Esto es absolutamente falso!

El armamento comenzó a jugar un papel económico importante, por primera vez en 1939, cuando Inglaterra y Francia forzaron la guerra sobre nosotros.

La situación económica de la llamada “República de Weimar”, comenzó con la pérdida de la Primera Guerra Mundial, que se libró por Inglaterra contra Alemania en forma de cerco y un bloqueo de hambre sin precedentes.

En su libro, ” Propaganda for War “, Prof. H. C. Peterson escribió:

“En 1918, aproximadamente 763.000 alemanes habían muerto de desnutrición y enfermedades resultantes del bloqueo.”

Estos alemanes eran niños, mujeres, ancianos – los miembros más débiles de la sociedad.

Charles C. Tansill escribió en su libro, “Back Door to War”:

“La firma del armisticio el 11 de noviembre 1918 no levanto el bloqueo contra Alemania. Meses después del final de la Primera Guerra Mundial, los gobiernos aliados no permitieron que la comida llegara a millones de personas hambrientas en Alemania.”

YA EN ESE ENTONCES SE HABIA DECIDIDO ACABAR CON EL PUEBLO ALEMÁN.

Duff Cooper, Primer Lord del Almirantazgo, escribió:

“Hicimos todo lo posible para matar de hambre a las mujeres y los niños de Alemania.”

Churchill, que era ya entonces un político ingles influyente, declaró en una entrevista en el Times de Londres:

“Si Alemania vuelve a establecer su comercio en los próximos 50 años, habremos librado la guerra (Primera Guerra Mundial) en vano.”

Todo el odio anti-alemán fue puesto en papel en la conclusión de la Conferencia de Versalles en 1919. Alemania tuvo que entregar sus reservas de oro a los vencedores ricos, ascendiendo a la suma sin precedentes de 100 millones de marcos, en oro. Esta cantidad también seria revisada más adelante.

En comparación, a Francia le fue requerida por el Tratado de Paz de Frankfurt de 1871 a retirarse de Alsacia-Lorena y pagar reparaciones de guerra de 5 billones de francos.

Dado que Alemania no podía pagar esta enorme cantidad de “reparaciones”, Francia tomo su parte ocupando las áreas del Ruhr y Rheinland, y desviado la producción de carbón hacia Francia.

EL PUEBLO ALEMÁN ESTABA CONGELADO Y FAMÉLICO

Debido a esta enorme cifra de reparaciones, que debían ser pagados en oro, ya no había ningún respaldo para el marco. Esto llevó a la inflación. Esto acabó con los ahorros de los alemanes. En aquellos días, una hogaza de pan costaba 2 billones de marcos, al final de la inflación, una libra de mantequilla costaba 2 trillones de marcos.

Como medio de pago, el marco era sólo papel, sin ningún tipo de respaldo. La introducción de la “marco renovado” en 1924 puso fin a la inflación y la revalorizo el marco. La revalorización no resolvió el problema básico de desempleo, debido a que la gente común y los ex trabajadores carecían de las necesidades más simples y básicas de la vida, sobre todo de alimentos.

Los años de “República de Weimar” fueron para el pueblo alemán una era marcada por el desempleo y el hambre, la falta de vivienda caliente en invierno y un futuro sin esperanza. La tasa de suicidios urbano era muy alta. Los niños fueron las primeras víctimas de la pobreza generalizada de aquellos tiempos. Debido a que el gobierno carecía de alternativas viables y sufría de ciertos defectos democráticos, sólo podía confiar en los decretos de emergencia. Hitler mostró la dirección correcta que se debía tomar a estos políticos torpes de los 32 partidos de la época. Mas sobre esto, luego.
¿Cómo sobreviví esta prueba?

Ejércitos enteros de desempleados salían de las ciudades, hacia el campo, a mendigar comida para sus familias. En los pueblos los desempleados se ofrecieron a trabajar como peones, sólo por algo de comer. En otoño los desempleados espigaban los campos de papa recién cosechados para en busca de cualquier papa que hubiera quedado en el suelo. Los pobres trabajadores carecían de dinero para comprar carbón para la calefacción.
Cuando llegó el invierno, uno podía comprar una denominada “licencia verde” mediante el pago de una marco a un guardabosque. Los propietarios de dichas licencias tenían derecho a recoger ramas rotas como leña de los bosques estatales. De esta manera, los bosques fueron talados, y no estaban en la condición en la que uno los encuentra hoy en día. Cada día, uno veía las columnas con sus carretillas, marchando en dirección a los bosques.

Los periodistas mentirosos y cínicos parlotean hoy sobre “Los dorados años veinte”, ¿Dorados para quién? ¿Para los saqueadores del pueblo alemán? Cualquier otra cosa es una burla descarada adicional y mentiras acerca de la multitud que paso hambre y frío en aquellos tiempos.


LA LIBERTAD DE ALEMANIA DE LA TIRANÍA INTERNACIONAL, EL CAOS DE LA POLÍTICA INTERNA, EL DESEMPLEO MASIVO, LA POBREZA Y EL HAMBRE

Por medio de una elección democrática, Hitler asumió el liderazgo de Alemania el 30 de enero de 1933. Hitler heredo un estado totalmente en bancarrota, la “República de Weimar”, de 6 a 7 millones de trabajadores sin empleo. Como ya he dicho, todas las reservas de oro alemanas habían sido tomadas por los ricos vencedores de la 1º Guerra Mundial como reparaciones. El tesoro estaba vacío.

Todos los alemanes estaban llenos de esperanza con este nuevo comienzo bajo Hitler. Él nos había prometido “Trabajo y Pan”, y cumplió su palabra, a diferencia de los políticos de la hoy “Segunda República en suelo alemán.” Eso no lo olvidaremos.

Para Hitler estaba fuera de discusión, Alemania no debía jamás estar deuda con los banqueros judíos de las finanzas internacionales con el fin de desarrollar la economía. No quería volver a caer en su interés-esclavista.

La economía del pueblo de los Nacional Socialistas de Hitler por lo tanto, está en contraste con los políticos de hoy la “República Federal Alemana” (RFA) con su sistema capitalista de irresponsables deudas. Hitler había encontrado un nuevo camino, y allí residen sus grandes y únicos logros.

Es importante que usted escuche cómo tan ingeniosamente lo hizo, para disgusto de los capitalistas extranjeros. La manera de Hitler se llamaba ” La Economía del Pueblo”. Muchas de las generaciones posteriores saben muy poco sobre esto, por lo que voy a aclararlo: Para aliviar la mayor necesidad del pueblo alemán, el “Trabajo Asistencia Invierno ” fue creado de inmediato. Su lema era: “Ni uno pasara hambre o frio“

FUE UNA GRAN RECAUDACION DE DONACIONES PARA LOS MÁS POBRES DE LOS POBRES EN LAS REGIONES MONTAÑOSAS DE ALEMANIA Y LAS CIUDADES.

Esta fue la acción social, y tuvo un gran éxito. Los pobres de estas regiones hacia objetos pequeños, tales como tallas en madera, objetos de vidrio y similares, como fichas para las donaciones recibidas, ganando rápidamente el trabajo y pan. Las personas llevaban estos símbolos para mostrar que habían hecho su parte para ayudar a la gente pobre, lo que impulsó a todo el pueblo alemán a hacer lo mismo.

A fin de proporcionar trabajo y pan para los millones de desempleados, el plan para “motorizar” Alemania se desarrolló. Se inició la construcción de autopistas, usando solo materiales alemanes. Como usted sabe, las carreteras de hoy en día están pavimentadas con asfalto o bitumen.

Este producto derivado del petróleo tuvo que ser importado y pagado en dólares, pero nosotros no teníamos dólares. Así se inventó la construcción de losas de concreto. El camino era de losas de hormigón colocadas juntas sobre la tierra compactada. Todos los materiales necesarios estaban disponibles en Alemania. Los inventores y constructores fueron los ingenieros, el doctor Todt y el Dr. Dorpmüller.

LOS TRABAJADORES ALEMANES, ES DECIR, EL PUEBLO ALEMÁN, IBAN A CONDUCIR EN LAS AUTOPISTAS.

La industria automotriz alemana presentó su propuesta: el precio por automóvil sería de entre 1.350 y 1.600 marcos alemanes, pero estos precios eran demasiado altos para Hitler.

Hitler propuso la construcción de un auto nuevo y moderno para el pueblo. El Dr. Porsche construyó este nuevo auto, el Volkswagen. Este auto era nuevo en todos los sentidos y era el coche más integrado y más económico en el mundo. En ese momento costaba 995 marcos alemanes, lo que podría ser pagado en cuotas pequeñas. No vamos a olvidar que el “Volkswagen” fue una palabra que Hitler eligió personalmente, un término que el espíritu de la posguerra ha sido incapaz de erradicar. Piensa en eso cuando ves un VW.

Para mantener a Alemania independiente de las finanzas internacionales (en su mayoría de los judíos), los químicos alemanes hicieron los neumáticos a partir de materiales nacionales disponibles, principalmente de carbón, por medio de polimerización. Las obras Buna en Merseburg fue construido para tal fin. Los neumáticos de caucho artificial alemán también eran más fuertes que los de caucho natural.

Los carros también necesitan gasolina, y este es un producto derivado del petróleo destilado. El petróleo sólo puede ser comprado en el extranjero con dólares, que no teníamos. La inventiva y las empresas alemanas produjeron gasolina a partir de la licuefacción del carbón. Así surgió la Obra Leuna en Merseburg. Incluso hoy en día, África del Sur produce gasolina de acuerdo con esta técnica. Los inventores alemanes fueron los químicos, Fiscner y Tropsch.

Los alemanes necesitaban ropa, pero el algodón sólo podía ser comprado con dólares del extranjero. Fue así como al mando de Hitler la primera fibra de rayón fue inventada. La fábrica de rayón sigue estando hoy en Schwarza, Thüringen. Combinado con lana de oveja alemana, este material hizo ropa cómoda. Después de que Alemania perdió la guerra que nos fue impuesta, los estadounidenses robaron la patente para esta fibra como botín de guerra, y nos re-vendieron la ropa creada con nuestra técnica a nosotros, a cambio de dólares.

PARA LA RESTAURACIÓN DE LA ECONOMÍA, LA INDUSTRIA DEL ACERO ALEMÁN NECESITABA URGENTEMENTE MINERAL DE HIERRO

No había dólares disponibles para comprar el rico mineral de hierro de Suecia, con su contenido de hierro de 81% a 85%. Por lo tanto, se desarrolló un nuevo proceso, el “Proceso de Krupp-Renn”. Esto nos permitió utilizar el mineral nacional alemán, con sólo un 23% a un 26% de contenido de hierro.

Los mineros alemanes, trabajadores del acero y empresas de metalurgia volvieron a trabajar sin estar en deuda con los financieros judíos de los estados vencedores de Inglaterra y Estados Unidos, evitando así su interés esclavista. Su descontento no sólo era evidente, sino que también lo era su deseo de cambiar esta situación, por medio de la guerra, si era necesario.

La construcción de casas y apartamentos para los trabajadores fue notable en todas partes. Los acuerdos de financiación eran bastante razonables. Las parejas recién casadas con hijos recibían generosos préstamos reembolsables en diez años, para que pudieran comprar una espaciosa casa o apartamento. El nacimiento del primer hijo cancelaba una cuarta parte del préstamo, cuatro niños cancelaban toda la deuda.

El punto de vista de Hitler era la siguiente:

“Durante un período de diez años, una familia con cuatro hijos no sólo habrá ganado más que el monto del préstamo, sino que se pagara impuestos sobre cientos de objetos útiles.”

Las casas y apartamentos se construyeron naturalmente de acuerdo con los más altos estándares de salud pública, un factor en el cual los proyectos de vivienda de trabajadores anteriores eran muy negligentes. En pocos años, los ingresos fiscales se triplicaron. Antes de finales de 1933, Hitler tuvo éxito en la construcción de 202.119 viviendas, de acuerdo con su programa de construcción. Dentro de cuatro años, cerca de l.5 millones (1.458.128) fueron construidos para el pueblo alemán.

El alquiler mensual de un trabajador, según lo prescrito por la ley, no debía exceder de 26 marcos alemanes. Eso era alrededor de una octava parte de sus ingresos mensuales. Los trabajadores con ingresos más altos pagaban 45 marcos alemanes máximo. Compare esto con los alquileres de hoy.

LA ALEMANIA DE HITLER NUNCA EXPERIMENTÓ UNA CRISIS FINANCIERA

Estos logros  del pueblo alemán se cumplieron con la inventiva y la industria alemana bajo el liderazgo de Hitler, y con estos logros la autoconfianza alemana regreso. Éramos independientes y libres, sin tener que estar en deuda. Eso también es algo que no olvidaremos. La misma evaluación se puede realizar en muchas otras áreas.

Como ya he dicho, yo vengo de una familia de campesinos, por lo tanto, quiero decir cómo Hitler resolvió los problemas agrícolas de los alemanes. Los campesinos también perdieron sus ahorros en la gran inflación. Para los Judios y otros especuladores extranjeros, el estado calamitoso de las cosas era una enorme oportunidad lucrativa.

Se decía: “Ve a Alemania, y se puede comprar una finca o una fábrica por unos pocos dólares” Y vinieron. La concesión de créditos a interés alto abrió el camino a la dependencia, las ventas forzadas y pérdidas de bienes.

En la celebración del Día de Bückeburg de los Agricultores en 1935, Hitler anunció la aprobación de la Ley De Herencia Agrícola para la protección de la agricultura, por lo que las granjas mayores a 15 hectáreas sólo podían transferirse por herencia.

Las granjas que ya están en manos ajenas tuvieron que ser devueltas a sus dueños anteriores. El Estado Nacional Socialista puso a disposición los fondos necesarios para la recompra de acciones. La compra de fincas por unos pocos dólares fue anulada por la ley de herencia agrícola, para alegría de los agricultores.

Fue una jugada de ajedrez brillante para la protección de la agricultura alemana. La gran comisión de los especuladores extranjeros se redujo retroactivamente, y estos no podían hacer nada con sus mal habidos marcos, porque no eran convertibles. Esto naturalmente despertó un gran odio hacia la Alemania Nacional Socialista.

COMERCIO EXTERIOR

Como Alemania ya no estaba en el patrón oro, su comercio exterior se convirtió en un buen funcionamiento del sistema de trueque. Todos los países que eran independientes de los EE.UU. e Inglaterra adoptaron con gusto este sistema. A cambio de maquinaria, recibimos minerales, café, frutas tropicales y materias primas importantes de España, Portugal, Brasil y otros países.

Todos los países europeos y de ultramar aprobaron este método de hacer negocios, porque Alemania era un socio comercial muy justo. Una evaluación dólar en este comercio no era posible, ya que estos países no tenían dólares para comprar maquinaria alemana. A día de hoy, la gente de estas tierras todavía dice que fueron tratados justamente por La Alemania de Hitler. Siguen siendo nuestros amigos hoy.

Sus productos de exportación no estaban sujetos a la especulación en la Bolsa de Valores de Nueva York, en beneficio de nuestros antiguos socios comerciales. Este método de negociación fue, naturalmente, una espina en el ojo de los banqueros Anglo-Americano-Judío, ya no podían sacar provecho de ella. Un agitación extrema contra Alemania fue el resultado.

La primera declaración de guerra por parte del Congreso Judío Mundial se produjo apenas 3 semanas después de la elección democrática de Hitler. Esta declaración sensacional fue publicada por el Daily Express de Londres el 24 de marzo de 1933, en primera plana.

Aquí hay algunos extractos de esta declaración de guerra:

“… 14 millones de Judios en todo el mundo, están unidos como un solo hombre en declarar la guerra a la persecución alemana de sus hermanos en la fe… La comunidad judía mundial ha decidido no guardar silencio frente a un resurgimiento de la hostigación judía de la Edad Media… el príncipe judío de comercio deja su casa de negocios, el banquero su banco, el tendero su tienda, el vendedor ambulante su bandeja. Se unen en la guerra santa contra el enemigo hitleriano de los Judios.”

En 1938, se repitió la declaración judía de guerra contra Alemania. Los productos alemanes fueron boicoteados en EE.UU. El pueblo norteamericano fue instado por la prensa de propiedad Judía a “boicotear los productos alemanes” y los negocios alemanes. Los judios plantaron explosivos en aviones de carga alemanes. El dirigente suizo NacionalSocialista, Wilhelm Gustloff, y más tarde, Von Rath de la embajada alemana en París, fueron asesinados por los Judios.

La declaración de guerra del Judaísmo internacional contra Alemania y sus ataques contra los alemanes y los intereses alemanes en el extranjero, también ponía en peligro a los judios en Alemania. El resultado fue que los negocios judíos fueron boicoteados en Alemania, una vez más.

“Boicoteen los productos judíos” anunciaron un boicot de un día de negocios judíos en Alemania, el 1 de abril de 1933. El Judaísmo internacional fue responsable de la guerra, y como eran enemigos declarados de Alemania, serían tratados como prisioneros de guerra, y confinados como tal.

Usted también debe saber que el 24 de marzo de 1933, el Sindicato Nacional de los Soldados delanteros judíos envió una nota a la Embajada de EE.UU. en Berlín, declarando:

“…Es también nuestra decisión de rechazar la agitación anti-alemana irresponsable de los llamados intelectuales judíos en el extranjero. Estos hombres, que en su mayor parte nunca fueron conocidos como Judios alemanes, renunciaron a su derecho a ser nuestros defensores auto-proclamados cuando nos abandonaron en el momento crítico y huyeron del país. No tienen ningún derecho a inmiscuirse en los asuntos judío-alemanes. Desde su lugar seguro estos deshonrosamente disparan sus flechas de exageración para dañar a los judios alemanes y a Alemania…”

Al parecer, estos judíos belicistas al otro lado del Atlántico no les preocupaban la vida e integridad de los Judios alemanes. Ellos continuaron su agitación de la manera más malvada mientras llegó la guerra, con su constante difamación de Alemania y Hitler.

Con la rendición incondicional de las fuerzas armadas alemanas el 8 de mayo de 1945, los anti-alemanes lograron su objetivo: una vez más, el pueblo alemán podia ser tallado como un ganso muerto, como está sucediendo hoy en día.

Nuestros sucesores (los alemanes de hoy en día) no saben absolutamente nada acerca de estos eventos anteriores. El pueblo alemán es mantenido deliberadamente ignorantes por los políticos y los medios de comunicación. ¿Por qué?

ALGUNAS OPINIONES ACTUALES EN EL EXTRANJERO ACERCA DE HITLER Y EL NACIONAL SOCIALISMO EN “AQUELLOS TIEMPOS”.

A continuación, me gustaría citar a un político extranjero que era nuestro enemigo en la Primera Guerra Mundial, el ex Primer Ministro de Inglaterra, Lloyd George, en su visita de 1936 a Alemania, según informa The Daily Express de Londres:

“Acabo de regresar de una visita a Alemania. He visto el famoso líder alemán, así como algunos de los grandes cambios que ha traído consigo. Sin importar lo que uno pueda pensar de sus métodos, que ciertamente no son parlamentarios, no hay duda de que se ha producido un cambio maravilloso en el pensamiento del pueblo alemán. Por primera vez desde la Guerra (1º GM), reina un sentimiento general de confianza. La gente es más feliz.

A lo largo de toda la tierra hay una efusión general de alegría. Se trata de una Alemania más feliz. Un hombre ha logrado este milagro. El hecho es que Hitler ha liberado su tierra de su miedo constante, la desesperanza y la humillación, que le ha dado en Alemania, la autoridad ilimitada de hoy.

No es sólo por su liderazgo popular que es admirado. (Hitler) es honrado como un héroe nacional que ha rescatado a su tierra de la desesperanza y la degradación total. Él es el George Washington alemán, el hombre que ganó la independencia de los opresores de su país.”

El 7 de mayo de 1945, el ganador del Premio Nobel de Noruega, Knut Hamsun, fue citado en Aftenposten:

“Hitler era un reformista del más alto rango, y su destino histórico fue el estar en una época de brutalidad sin precedentes, de la que fue, finalmente, una víctima.”

Hubo otros, como Churchill y Roosevelt. Durante los Juegos Olímpicos de 1936, Churchill dijo:

“Si Alemania se hace demasiado fuerte, vamos a destruirla de nuevo”

Roosevelt declaró ante el Congreso de EE.UU., en 1934,

“Habrá guerra con Alemania… todo ha sido planeado por algún tiempo…”

Lord Halifax, canciller y virrey de la India, también un belicista, es citado en el libro de 1962 del profesor David L. Hoggan, “The Forced War  (La Guerra forzada)”, dijo:

“Hemos decidido poner toda la culpa de la guerra en Hitler.”

¡HITLER NO QUERÍA LA GUERRA!

El 19 de julio de 1940, Hitler declaró en su discurso ante el Reichstag:

“Estoy, hoy en día, todavía entristecido por el hecho de que mis esfuerzos por establecer una amistad con Inglaterra hayan fallado, que, en mi opinión, sería una bendición para ambos pueblos.”

Hitler viajó a menudo en su tren especial desde Berlín a Múnich y de vuelta. Tan pronto como la gente en ambos lados de las vías veían su tren, dejaban su trabajo y lo saludaban, o hacían el saludo alemán. Hitler era uno de nosotros, y estábamos orgullosos de él.
Mi padre era un pequeño agricultor, que tenía que pagar sus impuestos de la propiedad cada seis meses. El recaudador de impuestos era un trabajador forestal en el mismo distrito, que fue designado por el departamento de finanzas. Aunque su casa estaba a sólo 150 metros de distancia de la nuestra, mi padre utilizaba su mejor traje, para llevar su contribución a nuestro país, que se llamaba Alemania. El pago de impuestos fue para mi padre un deber honorable y sagrado. Compare esta actitud con la conducta corrupta de los políticos de hoy en día de la República Federal de Alemania, en lo que se refiere a las cuestiones de impuestos.

Ya que la adquisición del gobierno de Hitler fue democrática, en lugar de una conquista por la violencia, el removió los bastones de goma de la policía. Después de que tantos alemanes habían sido degradados por estas armas en tiempos de Weimar, ya no se le permitió golpear a los alemanes. Esto mostró claramente que los dirigentes del Tercer Reich tenían confianza, en lugar de temer a su pueblo, y que su pueblo tenía confianza, en lugar de temer a sus líderes.

La tasa de criminalidad era extremadamente baja en la Alemania de Hitler. Por favor de considerar lo que significa hoy en día, que es ilegal tener un arma. Los permisos de armas son prácticamente inexistentes en la actualidad. Esto sólo puede significar que los políticos de la República Federal Alemana (RFA) no confían y temen a su propio pueblo. ¡Los problemas de drogas eran desconocidos en los tiempos de Hitler!

CON HITLER, LOS PRIMEROS CRUCEROS DE VACACIONES FUERON CONSTRUIDOS PARA LOS OBREROS ALEMANES

Los grandes barcos crucero, “Wilhelm Gustloff”, “Robert Ley”, “Cap Arkona” y otros le permitió a los trabajadores alemanes tomar cruceros marítimos por poco dinero. Las naves eran nuevas y las más modernas en diseño.

Estas naves fueron excluidas de los puertos británicos, básicamente para evitar que los trabajadores británicos vieran lo que estaba a disposición de los trabajadores alemanes bajo el NacionalSocialismo de Hitler. Los destinos preferidos fueron la isla portuguesa de Madeira, así como las islas españolas y las ciudades portuarias.

Esto es una tontería absoluta, la calumnia y la mentira descarada, la propaganda de atrocidad, que también es difundida por los políticos alemanes de la posguerra y por medios de comunicación de propiedad judía. Toda la clase política de hoy está decidida a ocultar la verdad acerca de la era Hitler. Alemanes patrióticos que revelan la verdad, son arrojados a la cárcel, a pesar de la “garantía” en virtud del artículo 5 de la Constitución alemana, que establece que todo el mundo es libre de expresar sus opiniones.

Hoy en día, la República Federal de Alemania capitalista tiene una deuda de 2.355 millones de marcos. Es monstruosa e inconcebible. Unos 5,7 millones de desempleados han estado sin trabajo durante una década, y el llamado Mano de obra- ABM son desempleados ocultos, que representan 1,5 millones de la cifra de desempleo actual. La enorme deuda nacional ya no permite la financiación de programas de creación de empleo. Económicamente, la República Federal de Alemania ha terminado. Con Hitler, este colapso no sería posible.

La decadencia económica y cultural actual en Alemania y el retiro de los valores alemanes es resultado de la imposición del sistema capitalista, pseudo-democrático de los vencedores. El objetivo inequívoco es provocar la distorsión y la destrucción de gran cultura popular de Alemania, a través de la alienación y la falsificación de la historia alemana. Si la justicia alemana prescribe colgar a los que cometen traición a la patria, ¿por qué están impunes, aquellos que buscan la destrucción y sustitución del pueblo alemán con una sociedad multicultural? Hasta el momento, se nos ha negado nuestro derecho democrático de un referéndum esta cuestión de importancia nacional.

La República Federal alemana utiliza la palabra “evidente” (conocido) para suprimir la libertad de expresión en relación con temas importantes. Los tribunales y los medios de comunicación son las putas de los poderes financieros ocultos detrás de la cortina del anonimato, al igual que John Swinton, ex editor del The New York Times, reveló en 1914.

El Nacional Socialismo sólo puede verse obstaculizado por la imposición de la guerra a Alemania, que tuvo que luchar contra un material y poderío militar abrumador. En comparación con el capitalismo parasitario, con sus grandes beneficios para unos pocos, que siempre debe confiar en la guerra para lograr sus objetivos, el Nacional Socialismo era y sigue siendo la mejor –sino la única- alternativa.






lunes, 19 de diciembre de 2016

Las Moscas




Las moscas creen que el simple hecho de volar las convierte en aves. Desconocen o desestiman su condición de insectos repugnantes. Tienen verdadera pasión por su festín cotidiano de basura y excrementos, se posan alegremente una y otra vez sobre el estiércol y sobre todo aquello que se esté pudriendo irremediablemente. Son molestas, irritan, imponen su presencia y contaminan todo lo que tocan. También acostumbran sembrar sus huevos en las heridas abiertas para que sus crías se alimenten del que sufre. Ninguno de sus múltiples ojos les sirve para ver con claridad y golpean una y otra vez su cabeza contra los cristales. Mueren tan estúpidamente como han vivido. Las moscas se parecen enormemente a algunas personas.


Autor: Alejandro Ippolito.

sábado, 10 de diciembre de 2016

Mensaje a la Humanidad



Cuando el sistema nos ataca, redoblamos la apuesta. El video por el cual me censuraron, ahora en HD.                                                                        MdG 卐DDLAenRCA卐

jueves, 1 de diciembre de 2016

Los últimos días





Aquel verano la naturaleza se manifestó con su rostro más bello. Un aire tibio, suave, y maternal acariciaba el vasto valle día y noche, transportando un tenue aroma a pastura fresca y frutas maduras que impregnaba a toda la comarca. Las aldeas de aquella región, acostumbradas a los rigores estivales, disfrutaban de este raro avatar, sin advertir que este amoroso abrazo era el último.

Así transcurrían los días y las noches en aquel lugar.

Ariel era un muchacho singular. La apacible sonrisa que adornaba su rostro, casi imperceptible en su boca pero clara como el agua pura en su persistente expresión, irradiaba una pureza de espíritu propia de los hombres justos. La mansedumbre de aquel semblante resonaba en todo su ser, era amable con todos, de carácter calmo, y mirada comprensiva. Tenía una vocecita que parecía un susurro, pero misteriosamente era escuchada por todos. No acostumbraba a hablar demasiado, aunque siempre decía las palabras justas, en el momento preciso, y a quien necesitaba escucharlo.

Así era Ariel.

Patricio era un joven de la misma edad que Ariel pero notablemente diferente. Su rostro exhibía una belleza signada por una extraordinaria simetría. Enmarcados en él se destacaban pequeños ojos azul hielo con una mirada penetrante - casi intimidatoria, una nariz de perfectas proporciones, y una boca con finos labios rosados. Su indiscutible belleza era coronada por una abundante cabellera dorada que al contemplarla provocaba un hipnótico y seductor efecto. Su semblante también exhibía una sonrisa, pero no era jovial y mansa como la de Ariel, sino astuta, casi burlona.

Así era Patricio.

Ariel acostumbraba a llevar consigo una cantimplora de cuero llena de agua, y un pequeño bolso colgado de su hombro derecho, en el cual sólo había algo de carne seca, algunas raíces, un pequeño cuchillo, y apenas algunas cosas más. Así iba de pueblo en pueblo, deteniéndose en las plazas a contar sus historias. Un aura extraña y singular rodeaba a su persona, y de algún modo provocaba que quienes anduvieran por los alrededores sintieran un ansia incontrolable de acercarse a escucharlo. Sin embargo sus cuentos tenían un efecto muy peculiar sobre sus oyentes. Después de escucharlos algunos quedaban sumidos en una inesperada angustia, como si se hubiesen enterado sin saberlo de un hecho extraordinario, inevitable, abrumador. pero realmente estos eran los menos. La gran mayoría de su público se alejaba irritado, presa de un enojo súbito, sin motivos aparentes. Algunos, mientras dejaban el lugar, iban pronunciando entre dientes insultos y palabras de desprecio. Ariel, imperturbable, con una mirada serena, observaba atentamente aquella escena, y esperaba.


Al retirarse el "último de aquellos oyentes enfurecidos, transcurrían algunos minutos en silencio. Ecos de una eternidad sin tiempo se filtraban al mundo tangible haciendo interminables aquellos minutos. Una atmósfera apacible reinaba entonces. !a suave brisa estival que acompañaba al crepúsculo era lo único que se escuchaba. La escasa audiencia que había sobrevivido al enigmático y cataclísmico efecto de los breves relatos del joven pregonero, parecía recuperarse del trance. Lentamente, junto con la brisa, se comenzaba a escuchar la respiración profunda de aquellos supervivientes. Inesperadamente, pero sin sobresalto, Ariel hablaba. Decía cosas que sólo aquellos que habían sido conmovidos por sus historias y habían permanecido inmóviles en sus improvisadas butacas, podían entender.

Así pasaba sus días Ariel.


Patricio viajaba en un enorme carruaje completamente lleno de todo tipo de chucherías. Etravagantes ropas, relojes, anillos, cadenas, perfumes, juguetes, pociones con efectos supuestamente mágicos para todos y cada uno de los males conocidos, ... en fin, cualquier cosa que fuera absolutamente innecesaria Patricio la tenía. A su paso por los pueblos Patricio detenía su carruaje en algún lugar muy frecuentado por los aldeanos, y desplegaba su arsenal de baratijas y novedades. Con un megáfono de latón pintado de dorado y adornado con bellos y llamativos dibujos, anunciaba a los transeúntes su mercadería, garantizando felicidad y diversión para todo aquel que llevara alguna de sus bagatelas. !a gente, fascinada, se concentraba a su alrededor, y presas de un extraño encantamiento se comportaban como leones disputándose el último trozo de carne. Así, amontonados, empujándose unos a otros, intercambiando insultos y algunos golpes, combatían cuerpo a cuerpo con el único fin de quedarse con tal o cual fruslería. Patricio disfrutaba estas auténticas batallas campales, y aprovechaba para hacerse con grandes sumas de dinero.



Así pasaba sus días Patricio.


La vida de aquellos que habían escuchado a Ariel sin huir, cambiaba. El mundo comenzaba a verse diferente. Ahora había oscuridad, donde antes parecía haber luz. Los rostros hermosos devenían horrendos, los amigos de pronto eran apenas conocidos - o quizá ni siquiera eso. Las risotadas eran reemplazadas por una equilibrada sonrisa, y los llantos desgarradores por una pena amigable. El mundo ya no era lo que antes. El profundo dolor, las inexplicables angustias, los deseos ardientes, todo aquello había sido reemplazado por una sosegada disposición y una comedida actitud hacia todas las cosas. Una profunda sensación de sentido y propósito colmaba sus vidas.

Así devenía la vida de los hombres que se enfrentaban a sí mismos.


Para aquellos hombres que habían abandonado llenos de cólera el espontáneo anfiteatro que se configuraba en torno al virtual púlpito desde donde hablaba Ariel, la vida permanecía exactamente igual, frívola, volátil, ilusoria, personal. Cada uno de ellos era una célula más en el grandioso organismo universal. Perdido en esta multitud, su propósito se diluía en el caldo cósmico de la existencia masiva. (o era casual que estos mismos hombres fueran aquellos que protagonizaran las grotescas cruzadas gestadas alrededor del carruaje de Patricio para conseguir al precio que fuera alguna de sus mundanas ofertas. Estos hombres vivían sus vidas sometidos a emociones violentas, consumidos por sus pasiones, pasando sin control de la furia intensa a la grosera carcajada, del desprecio al prójimo a las muestras de afecto más eufóricas. Como cometas arrastradas en medio de una tormenta, iban camino a la destrucción sin siquiera sospecharlo.

Así transcurría la vida de los hombres que preferían una bella mentira a la estremecedora verdad.


El verano llegaba a su fin, y el brazo fuerte de la naturaleza hizo su aparición con inclemencia. Sin piedad, los cuatro elementos del mundo antiguo, azotaron aquella comarca sumiéndola en una oscuridad sin tiempo ni espacio. Terremotos, huracanes, torrenciales lluvias, y emergentes llamaradas provenientes de las mismas entrañas de la tierra devastaron aquel lugar. Los hombres célula, aquellos que no quisieron penetrar el enigma de la existencia, perecieron en su mayoría. Sólo unos pocos resistieron en cavernas y refugios improvisados las ansias purgatorias de la naturaleza. Para aquellos, empezaba un nuevo otoño. Ya despojados del peso de su existencia previa, iniciaban un renovado ciclo en el tirabuzón cósmico. !os hombres que aspiraban a ser justos, sin embargo, apenas percibieron aquel holocausto, pues en el mundo que ahora habitaban transcurría un persistente y apacible verano que duraría mil años.



Autor: Mauro Eberty